Termoeléctricas a carbón esconden costos que ya se harán visibles

5 Enero, 2011 at 7:52 am


Una interesante entrevista publicó recientemente Estrategia al vicepresidente de la Asociación Chilena de Energías Renovables, (ACERA), José Ignacio Escolar.

En el report, el ejecutivo fija su posición acerca de los desafíos que implica adoptar las energías renovables y lo positivo que se deriva de ello.

Asimismo, el vicepresidente de la Asociación Chilena de Energías Renovables (ACERA) dijo que las tecnologías ERNC son las únicas que pueden ser construidas masivamente en plazos de tiempo acotados.

Algunas afirmaciones

—Las Energías Renovables No Convencionales (ERNC) son inmensamente más limpias que las generadas por combustibles fósiles como el carbón, petróleo o gas. Estas últimas sólo pueden reducir sus emisiones en un cierto porcentaje aplicando algunas tecnologías.

Para ponerlo en paralelo y como ejemplo, en caso de que lográramos tener un  20% de ERNC al año 2020, como propone el Gobierno, tendríamos una reducción de las emisiones de CO2 de 80 millones de toneladas, equivalentes a eliminar las emisiones de todo el actual sistema eléctrico al año.

La termoelectrica a carbón es la más barata,pero eso es porque en Chile no se consideran dentro de los valores las externalidades que las termoeléctricas producen- contaminación, emisiones GEI. Esto, puede resultar barato a corto plazo, pero suele resultar bastante más caro a mediano y largo plazo.

“De acuerdo a cómo está el mercado y cómo ha evolucionado, las tecnologías termoeléctricas probablemente sigan siendo unas de las más competitivas. Sólo habrá que considerar dos factores importantes para esta tecnología: el aumento en el valor de sus combustibles (petróleo y carbón) y la tremenda necesidad de implementar tecnologías que les permitan mitigar y cumplir las normas que se les impongan en los diferentes países.

“Las tecnologías ERNC son las únicas que pueden ser construidas masivamente en plazos de tiempo acotados. Por ejemplo, un parque eólico de 200MW se demora tres años contra ocho años que demora una termoeléctrica.  En cuanto al proceso para una mini hidroeléctrica, éste demora aproximadamente de tres a seis años, una planta solar y una de biomasa tardan dos a tres años, en tanto, la geotermia requiere de cuatro a seis años”.