Los desafíos que vienen para las ERNC en Chile

15 Agosto, 2018 at 12:38 pm


Chile ha dado importantes pasos en el desarrollo de las ERNC, pero aún queda muchos desafíos por delante

El desarrollo de las Energías Renovables No Convencionales prevé la incorporación de nuevas tecnologías, como la Concentración Solar de Potencia, la geotermia y los sistemas de almacenamiento, por lo que los expertos señalan que esto mejorará las condiciones de financiamiento para el avance de futuras iniciativas.

 

A un 18% de participación en la matriz energética nacional llegaron las Energías Renovables No Convencionales (ERNC) durante el año pasado, según indica el Anuario Estadístico 2017 de la Comisión Nacional de Energía (CNE), con lo cual estas tecnologías se acercan cada vez más a la meta de la Ley que establece llegar al 20% de inclusión en 2025, conocida también como Ley 20/25, lo que se podría alcanzar con una anticipación de seis a cinco años, de acuerdo a las estimaciones entregadas a Revista ELECTRICIDAD por la Asociación Chilena de Energías Renovables (Acera A.G.).

Otros especialistas señalan que este es el terreno sobre el cual se cimentará el porvenir de la generación eléctrica en los próximos años, donde tomará mayor fuerza la incorporación de nuevas tecnologías, como la Concentración Solar de Potencia (CSP) y los sistemas de almacenamiento para enfrentar la variabilidad de las fuentes solares y eólicas.

A ello se suman los retos del financiamiento de estos proyectos, donde los expertos advierten un escenario más exigente debido a la baja en el precio de la energía. Además, sostienen que la finalización de los proyectos eólicos y solares no deberían encontrar mayores dificultades para cumplir los compromisos adquiridos en las últimas dos licitaciones de suministro para clientes regulados.

Avances

Un dato que explica el avance de la participación de las ERNC en la matriz local es el número de proyectos ingresados en los últimos años. Según el Anuario Estadístico 2017 de la CNE, los proyectos ERNC en construcción han superado el 50% del total de la cartera de generación eléctrica entre 2015 y el año anterior.

Es así como, a junio de este año, la capacidad instalada de proyectos ERNC en operación llega a 4.376 MW, de los cuales la energía solar fotovoltaica y la eólica suman 3.396 MW, mientras que en pruebas un total de 306 MW (biomasa, solar fotovoltaica, eólica y mini hidro) y en construcción se anota un total de 945 MW, según el Reporte ERNC de julio, elaborado por la CNE (ver tabla).

Ello es destacado por Carlos Finat, director ejecutivo de Acera A.G., quien recuerda que las estimaciones del gremio apuntan a que “anualmente podrán entrar entre 800 y 1.000 MW de ERNC por año en el mediano plazo”.

Esta proyección es compartida por Nicola Borregaard, gerenta general de BPD Chile, sobre la base de los datos que se consignan en el documento el Futuro de la Energía en Chile, elaborado por Escenarios Energéticos 2030: “Por un lado seguirá la clara tendencia hacia un aumento significativo de las ERNC en la matriz. De acuerdo a las proyecciones de la Planificación de Largo Plazo del Ministerio de Energía, se visualiza que el rango de integración de ERNC podría ser muy amplio, variando desde 26% hasta 48% a 2035 y entre 35% y 68% a 2046, dependiendo en buena parte de los costos proyectados de ERNC y de combustibles fósiles”.

A Juicio de Ramón Galaz, gerente general de Valgesta Energía, las tecnologías ERNC “seguirán desarrollándose y debiéramos esperar de aquí a los próximos diez años la incorporación de una gran cantidad de proyectos, principalmente eólicos y solares, a la oferta de la matriz energética y no veo que haya limitaciones desde el punto de vista de la cantidad de ERNC que pudiera entrar, sino que en la medida que se vayan requiriendo, esos proyectos se van a seguir haciendo”.

Esta mayor presencia ERNC también ha cambiado el mercado de contratos, explica Luis Enrique López, director ejecutivo de Plataforma Energía. “Las ERNC han demostrado ser la base para el desarrollo de los nuevos contratos de clientes regulados y, actualmente, las tecnología eólicas y fotovoltaicas son las que están marcando el costo de desarrollo de largo plazo y eso influye en el precio de cierre de los contratos”, precisa el ejecutivo.