Las dificultades que enfrentan empresas de energías renovables

18 Octubre, 2013 at 9:51 pm


 

 

 

Carlos Finat

 

Las empresas concesionarias de distribución son los agentes que por ley están habilitados para comprar energía eléctrica a los generadores, para comercializarla a clientes residenciales y empresas que califiquen como clientes regulados.

Durante 2012 las ventas de energía a las distribuidoras, a nivel nacional, alcanzaron el 55% del total de ventas de energía eléctrica, lo que da cuenta del gran tamaño de ese mercado.

Sin embargo, buena parte de los generadores y desarrolladores de centrales ERNC no han podido ni podrán presentarse en las licitaciones públicas para abastecer a las distribuidoras y por lo tanto están excluidos del 55% del mercado.

La razón para lo anterior es la forma como se aplica el reglamento de las licitaciones. Ella no toma en cuenta las características propias de la generación ERNC no gestionable (eólica y fotovoltaica). Así, de participar y resultar adjudicada en una licitación una central de esas tecnologías, se vería obligada a efectuar retiros de energía a lo largo de todas las horas del día y por lo tanto, durante aquellas horas en que no esté presente el recurso natural del cual depende, se vería obligada a comprar a costo marginal, lo cual conlleva un riesgo inaceptable para los respectivos inversionistas.

Los beneficios de incluir a los generadores ERNC en las licitaciones de las distribuidoras son múltiples. Tal vez el más relevante, es el aumento de competencia que ocurriría

Carlos Finat Díaz

Director Ejecutivo ACERA

en el sector de generación en el corto plazo. La industria ERNC ya aporta un poco más del 5% de la generación a nivel nacional y ha sido capaz de construir cerca de 1.100 MW a la fecha, a los que pronto se incorporarán los 700 MW adicionales que se están construyendo. Si se toma como ejemplo la licitación actualmente en curso, por cada dólar menos de precio que obtengan las distribuidoras, los consumidores finales ahorrarían unos 47 millones de dólares a lo largo de todo el contrato.

Por lo anterior, estamos trabajando para que las autoridades del sector otorguen las condiciones para que las empresas ERNC puedan participar en las licitaciones de las distribuidoras y que en esas licitaciones los riesgos afecten por igual a los generadores ERNC y a las empresas de generación convencional.

Así mismo, creemos que es fundamental que la autoridad aplique criterios de evaluación económica de las ofertas, que den debida cuenta del riesgo de precio que se transfiere a los consumidores finales, por la vía de las indexaciones de los precios de la energía proveniente de centrales que usan combustibles fósiles. Este riesgo, que no existe en el caso de la mayoría de las ERNC, no es debidamente evaluado en los procesos actuales de licitación, cuya adjudicación se basa en el precio inicial ofrecido por el proponente, lo que no da cuenta del costo total de un contrato de suministro eléctrico, calculado a lo largo de todo su periodo de vigencia.