Buenos vientos se vienen , los autos eléctricos comienzan a ganar terreno en Chile

7 Octubre, 2018 at 1:21 pm

Hasta septiembre de este año, en Chile se comercializaron 144 autos eléctricos según datos de ANAC. Sin embargo, expertos concuerdan que en el país podría tardar el cambio a la energía eléctrica. ¿Qué tan rápido se dará un paso que parece inevitable?

Quien maneja un auto eléctrico, afirma que se siente como si fuera un avión. La inexistente contaminación acústica que provoca, se agrega con el suave e inmediato arranque que ofrece. Pero el mayor distintivo, que lleva a muchos países a incentivar su uso, es otro: no emiten gases contaminantes.

La electromovilidad es de las principales apuestas para revertir el impacto ambiental. Francia anunció el año pasado su plan de eliminar la comercialización de autos a base de combustible fósil para el 2040. Diversos países europeos cuentan con puntos de recarga -llamados electrolineras- dispuestas en sectores públicos, como el caso de Países Bajos. Al otro lado del mundo, China exigió que un auto cada cinco sea eléctrico para el 2025.

En Chile todo parece ir más lento, a pesar de que nuestro país, debido a sus reservas de litio, elemento utilizado en las baterías, será fundamental en esta revolución del transporte.

Informes de la Asociación Nacional Automotriz de Chile (ANAC) explican que en Chile, hasta septiembre de este año, se comercializaron 144 autos eléctricos e híbridos enchufables. En ese mes se vendieron 23 vehículos eléctricos. El mismo periodo en 2017, el total de autos vendidos solo fueron ocho.

El modelo más solicitado es el Hyundai Ioniq Eléctrico. Según cifras de ANAC, en lo que va de año se cuentan 44 ejemplares adquiridos.

¿Cómo funcionan?

Un auto eléctrico se impulsa por uno o más motores eléctricos. La energía aplicada se almacena en baterías recargables. Con este sistema, el vehículo consume la energía guardada mientras se desplaza.

El método para recargar un auto eléctrico es mediante estaciones proveedoras de energía llamadas electrolineras. En Antofagasta, la empresa CGE instaló la primera de su tipo este año.

El gerente de Instituciones y Comunidades de CGE, Gerardo María, manifiesta que el costo de recarga llega a $3.500 aproximadamente. El tiempo de retroalimentación varía en el tipo de carga.

María explica que la electrolinera de CGE es de 7 Kilowatts, que tarda un promedio de 2 a 4 horas, dependiendo del nivel de carga que tenga el automóvil.

El gerente recalca que la empresa tiene puntos de recarga también en Coquimbo, Rancagua, Santiago y Concepción. “Hay otras empresas, sobre todo distribuidoras de combustibles que van por este camino”, agrega María.

Medioambiente

El director de la Escuela de Medioambiente y Sustentabilidad de la Universidad Mayor, Nelson Urra, explica que reemplazar un auto de combustible por uno de motor eléctrico, “deja de generar emisiones de gases de efecto invernadero y de material particulado”.

Desde esa perspectiva, el impacto positivo de un auto eléctrico es tremendo. “Hay que tomar en cuenta que un auto tradicional emite, más o menos 4 toneladas de CO2 al año si recorre 20 mil kilómetros”, explica Saavedra.

Sin embargo, enfatiza que un vehículo eléctrico también puede generar impacto ambiental.

Las baterías que utilizan duran alrededor de 10 años, dependiendo de los kilometrajes recorridos.

Urra recalca que la segunda forma de contaminación es a través de la misma electricidad. Cuando viene de matrices ricas en hidrocarburos en el proceso de generar la energía.

Sin embargo, el experto recalca que estos factores “son menores comparadas a un auto a combustión”. Además, agregó que la generación de electricidad puede cambiarse a energía limpia.

La realidad

Un automóvil eléctrico no es una aún una compra barata, aunque ha ido disminuyendo su valor con los años.

El modelo más vendido en Chile, el Hyundai Ioniq Eléctrico, tiene un precio que parte en los 24 millones de pesos.

Según enfatiza María, “incluso un Tesla de alta gama puede llegar a costar más de 80 mil dólares ” (55 millones de pesos).

Pero el gasto en combustible es muchísimo menor. Según argumenta el gerente de CGE, “considerando el kilometraje de un automóvil convencional, el auto eléctrico gasta $3.500 en una carga equivalente a lo que rinden 15 a 20 mil pesos de combustible fósil”.

El economista y docente de la Universidad Mayor, Roberto Saavedra, reflexiona que no es fácil pasar de invertir 8 millones a 25 millones de pesos en un vehículo. El experto comenta que la idea de ser amigable con el medioambiente es un factor novedoso. Sin embargo, recalca que “el mayor objetivo que busca la gente es economía”.

El especialista enfatiza que la adquisición de un modelo eléctrico se orienta más en el deseo de tener uno y el ahorro que conlleva.

“No sabes cómo se comparará el desempeño del vehículo en el desgaste. Tampoco se contempla qué se hará cuando necesites un reemplazo de las piezas, o dónde lo llevarás a mantención”.

Por esto, el economista enfatiza que es complejo dimensionar los costos reales que habrán en la primera fase.

“La sugerencia a la comunidad es que deben esperar a que decante la tecnología, que existan más redes de carga de combustible eléctrico. También deben informarse cuáles serán las fallas típicas que estos autos darán con el tiempo”, sostuvo.

El futuro en Chile

Los expertos concuerdan que Chile se demorará más años en profundizar en la cultura de la energía limpia. Si China o Francia ven la modificación absoluta del transporte para el 2020, en nuestro país podría ocurrir en el 2050.

Gerardo María enfatiza que una revolución electromóvil en el país está vinculada a los incentivos que se ofrezcan a los usuarios potenciales.

“Por ejemplo, en países como Noruega no pagan peajes ni impuestos aduaneros”, aclara María.

Saavedra respalda esta opinión. El académico manifiesta que en países desarrollados se otorga diversos incentivos a las personas y empresas para preferir la electromovibilidad.

“Si comparamos eso con Sudamérica costaría mucho. Depende de las políticas de gobierno. Por lo general tienen una cantidad de recursos limitada y tal vez tendrían que sacar ingresos de otro programa y destinarlos al incentivo”, recalca Saavedra.

El economista enfatiza que según diversos artículos, el recambio a la energía eléctrica en los coches se tardaría entre 20 y 30 años.

“No será tan rápido, salvo que se den avances tecnológicos que abaraten costos de ciertas tecnologías”, concluye el experto.

Urra argumenta que en Chile recién se está internalizando la importancia en el uso de un vehículo eléctrico. Pero recalca que existen dos importantes asuntos que se deben resolver para hablar de masificación: el alto costo de los automóviles y el acceso a sistemas de recargas. Por esto, según Urra, faltan políticas públicas que incentiven los puntos de recarga en bencineras o centros comerciales.

Fuente: El Mercurio de Antofagasta

Convierte camioneta convencional en eléctrico, un ciudadano innovador

7 Septiembre, 2011 at 9:47 am

Cuando la determinación es fuerte, la edad no es ningún impedimento. Esto ha sido demostrado por los 70 años de Valdon Foster de Oklahoma que ha diseñado un poderoso camión eléctrico amigable con el ambiente. Su diseño está basado en el Chevrolet pick-up modelo 1999. Valdon Foster sudó durante tres meses seguidos para convertir un desgastado Chevrolet modelo pick-up en un poderoso camión ecológico.

Este camión es más eficiente que cualquier otro automóvil ordinario con motor de gasolina. Casi cerca de 144 voltios de energía se suministran al motor por 24 baterías. Se da un kilometraje impresionante de 70 mph y puede cubrir alrededor de 100 millas en carretera con las baterías completamente cargadas.

Autos eléctricos llegan a Argentina, aunque su penetración será lenta

26 Agosto, 2011 at 12:24 pm

 

Los autos ecológicos cada vez ocupan más espacio en la mayoría de los salones del Automóvil y la edición de Buenos Aires no fue la excepción. La marcas presentaron modelos eléctricos e híbridos (nafta y eléctricos) pero es difícil que se los vea en un futuro inmediato por las calles argentinas. No por una cuestión de mercado, sino por el precio.

Es decir, aunque se espera una fuerte expansión del negocio de los 0 Km, los autos híbridos -que ya llegaron a las concesionarias locales- y los eléctricos -que comenzarán a hacerlo para el 2014/2015- son demasiados costosos para el bolsillo de los argentinos.