demanda de energía de la Minería chilena va a dar estabilidad a industria de las ERNC

29 Junio, 2018 at 8:24 pm


La incorporación de las ERNC en la industria minera, en la actualidad no sólo es cuestión de disminuir el impacto en el medio ambiente , hoy involucra también una cuestión de orden económica, y también disminuir la huella de carbono, aspecto que hoy también comienza a ser relevante desde un punto de vista económico.

Los avances tecnológicos en materia energética cumplen un rol fundamental en la situación actual de la minería mundial, donde Chile –como un actor clave en esta industria− no escapa a esta tendencia, especialmente con la incorporación de energías renovables para el suministro eléctrico de las faenas mineras.

Nos referimos en esta oportunidad a un  diagnóstico de especialistas consultados por Revista ELECTRICIDAD en torno a las perspectivas del sector energético dentro de la industria minera chilena, la cual enfrenta un escenario más favorable a partir de la disminución de los precios de la energía en los últimos dos años.

ERNC

La mayor inserción de proyectos de generación eléctrica de Energías Renovables No Convencionales (ERNC), especialmente solares fotovoltaicos, forma parte del nuevo escenario energético para la minería.

Francisco Danitz, gerente corporativo de Suministros Estratégicos de Codelco, señaló que actualmente existe un consenso “sobre el importante cambio que ha exhibido el mercado de energía en los últimos años, periodo en el que se han incorporado nuevos actores, se han reducido los precios para nuevos contratos, se han hecho cambios en la conformación de la matriz de generación con mayor relevancia de las ERNC, y algunas compañías de generación han hecho anuncios en relación a descarbonizar su matriz. Este conjunto de elementos nos permite pensar en escenarios de precios más bajos y suministros más amigables con el medioambiente”, señala el ejecutivo.

 

La perspectiva de Danitz es que la industria eléctrica “se haga parte del desafío de ir hacia una matriz energéticamente más sustentable a través de acciones tempranas, de modo que los contratos de suministro vigentes también reflejen esta nueva realidad”.

Es en este escenario que las tecnologías de las energías renovables variables (ERV) han aumentado su participación en el suministro energético de las actividades mineras en el país, donde en los últimos años se han incorporado proyectos de generación solar y eólica para proveer electricidad a la industria minera.

Un ejemplo de ello son las plantas fotovoltaicas Calama Solar 3, de 1 MW (de Codelco); Amanecer, Solar, de 103 MW (CAP Minería); Pozo Almonte Solar 2 y 3, de 25 MW (Collahuasi), y el parque eólico El Arrayán, de 115 MW (Antofagasta Minerals), además de la planta termosolar Pampa Elvira, de 27 MW (Codelco).

Precios

El menor precio de la energía es otro factor relevante a considerar. En las dos últimas licitaciones de suministro eléctrico para clientes regulados se anotó un precio de US$47,5 MWh (en 2016) para quedar en US$32,5 MWh (en 2017), donde los precios ofertados por plantas solares marcaron un nuevo récord.

Según Francisco Danitz, “el menor precio de la energía en general mejora las perspectivas del sector minero. La energía llegó a representar en un momento casi un 18% de los costos de las compañías, por lo que las mejores condiciones de precios, junto a otros factores propios del negocio, favorecen a los nuevos proyectos y también las condiciones de renegociación de los contratos existentes”.

En esta línea, Carlos Finat, director ejecutivo de la Asociación Chilena de Energías Renovables (Acera A.G.), afirma que la visión de la minería sobre las ERNC ha cambiado. “Hace algunos años se las veía con mucho escepticismo, se decía que eran caras y poco confiables. La realidad ha demostrado un escenario totalmente opuesto. Las ERNC han sido las responsables de la fuerte reducción de los precios de la energía y se han ido incorporando exitosamente a la matriz”, sostiene.

Rodrigo Mancilla, director ejecutivo del Comité Solar de Corfo, indica que el costo promedio del MWh en minería es de US$100, con una variación que fluctúa en promedio entre US$80 y US$120 MWh, pero el costo del MWh para la generación fotovoltaica está en el orden de los US$21 a US$23 MWh.

Considerando estas condiciones Carlos Finat afirma que el fomento del mercado minero y de ERNC es complementario a través de los futuros procesos licitatorios de suministro en el sector de clientes libres. “No nos cabe duda de que las ERNC tendrían una posición importante en esas subastas, tal como lo han hecho en el último tiempo en licitaciones tanto públicas como privadas”, señala el ejecutivo.

Eso sí, Francisco Danitz advierte que, si bien la industria minera tiene mejores expectativas de los futuros precios de la energía, “va a tomar un tiempo antes de que estos mejores precios se vean reflejados en la industria, ya que gran parte del sector posee contratos de largo plazo, los que fueron originados en un contexto diferente, con menor oferta”.

Futuro

De acuerdo a los especialistas, en el futuro se pueden incorporar nuevas tecnologías ERNC para el suministro energético de la minería. Rodrigo Mancilla destaca el papel que podrían jugar los proyectos de Concentración Solar de Potencia (CSP), cuya principal característica es la de inyectar energía al sistema eléctrico ininterrumpidamente (24/7), debido a que pueden utilizar sistemas de almacenamiento.

“Hoy es posible pensar en un suministro 100% de energía renovable solar en la minería y no solamente desde el punto de vista de electricidad, sino que además desde el punto de vista de calor a procesos industriales”, asegura.

Es así como para 2019 está prevista la puesta en marcha del proyecto de CSP Cerro Dominador, perteneciente al fondo estadounidense EIG. La iniciativa, ubicada en la comuna de María Elena, en la Región de Antofagasta, tiene una capacidad instalada de 210 MW y utiliza una combinación tecnológica de paneles fotovoltaicos (100 MW) y un campo de helióstatos (espejos solares) que dirigen la radicación solar a una torre de sales fundidas, la cual opera como sistema de almacenamiento energético para generar electricidad en las horas en que no haya radiación solar.

Según Rodrigo Mancilla este tipo de tecnología “permitiría apoyar los procesos productivos del cobre”, añadiendo que el costo de un proyecto de energía solar de potencia “debe rondar entre US$4 a US$6 millones por MW. Eso significa que para una torre solar de 100 MW, tendría una inversión entre US$400 y US$600 millones”.

De todos modos los especialistas sostienen que es necesario que los procesos de las operaciones mineras se adapten al tipo de generación de las ERNC, como señala Willy Kracht, académico del departamento de Ingeniería de Minas de la Universidad de Chile y subdirector del Centro de Tecnología avanzada para la Minería (AMTC): “Se requiere vencer algunos paradigmas, dado que hoy se opera con un esquema en el que hay que pasar la máxima cantidad de mineral en la planta a toda hora y eso niega la posibilidad de una integración más profunda”.

“Es por eso que se puede establecer una gestión de demanda de la energía (Demand Side Managment o DSM), que consiste en procesar durante el día el mineral con mayor requerimiento energético, vale decir el más duro y encargarse del más blando durante la noche”, explica el docente.

Electromovilidad

En la electrificación de la matriz nacional la demanda mundial de cobre juega un rol relevante, especialmente con la mayor oferta de autos eléctricos en el mercado, según indican los analistas, siendo este un elemento vital para el aumento de la producción de este mineral en Chile.

Christian Durán, socio líder de Energy and Resources de Deloitte, señala que uno de los factores que influyen en el comportamiento productivo y comercial del cobre en el mediano y largo plazo es la electromovilidad.

“Hoy tenemos un escenario que se ve más favorable externamente que lo que teníamos hace algunos años atrás. Los autos eléctricos, por ejemplo, debieran ocupar al menos tres veces más cobre que un automóvil convencional. Lo otro es la energía renovable que utiliza bastantes componentes de cobre y hay una tendencia de ir más por ese camino”, afirma Durán.

En este escenario Maritza Araneda, socia líder global Cobre de KPMG, menciona el antecedente que la Asociación Internacional del Cobre (ICA por sus siglas en ingles) ha estimado que la demanda de cobre crecería sustantivamente para 2027, debido al aumento de la producción de vehículos eléctricos.

“Como referencia, los vehículos eléctricos requieren una cantidad importante de cobre (30% sobre el uso actual). El metal rojo se usa en las baterías, bobinados y rotores empleados en los motores eléctricos, alambres, barras e infraestructura de carga”, sostiene la especialista.

 

Proyecciones

La visión de los especialistas para el futuro de las tecnologías ERNC en la minería es que se incremente el número de proveedores de este tipo. Rodrigo Mancilla asevera que las perspectivas del Programa de Energía Solar plantean que a 2025 existan “al menos 100 empresas trabajando en la provisión de bienes y servicios asociados a la industria solar y un conjunto importante de ellas exportando sus servicios al resto del continente”.

 

Conclusiones

• La mayor participación de tecnologías ERNC en generación eléctrica ha generado impactos en el precio de la energía y en el suministro para la industria minera.
• Los especialistas prevén que nuevas tecnologías como la concentración solar de potencia, con sistemas de almacenamiento energético, podrán entregar un suministro más estable a las faenas mineras.
• La demanda de cobre y litio para el desarrollo de la electromovilidad también plantea una serie de desafíos productivos y comerciales para el sector minero.