Cuadro de financiamiento y desarrollo de proyectos ERNC en Chile

6 Julio, 2018 at 1:59 pm

 

 

 

 

 

Evolución del financiamiento de las energías limpias en Chile En Chile existía hasta el año 2010 un bajo nivel de inversión y, por ende, de implementación de proyectos de energía limpia. Esto se explica en gran parte por el hecho de que el financiamiento requerido era alcanzable prácticamente sólo por los grandes actores del mercado eléctrico, quienes podían ofrecer garantías y respaldo corporativo. Sin embargo, posteriormente, el sector de las ERNC alcanzó un auge sin precedentes con el consiguiente crecimiento del mercado y de las opciones de financiamiento. El aumento de la participación de las ERNC en este período ocurre debido a varios factores, tales como las mejoras en las condiciones del mercado, la disminución de los costos de inversión y las reformas regulatorias, entre otros.

Esto llevó a que Chile se convirtiera durante los últimos años en uno de los lugares más atractivos del mundo para invertir en energías limpias, en particular en proyectos eólicos y solares. De acuerdo al último reporte del Centro Nacional para la Innovación y Fomento de las Energías Sustentables (CIFES), al mes de marzo de 2016, la capacidad instalada de centrales de ERNC alcanzaba un 11,97 por ciento del total de la capacidad de generación eléctrica instalada en el país, en comparación con un 2,6 por ciento en el año 2007. En términos de la energía inyectada a los sistemas eléctricos, dichas fuentes proporcionan actualmente cerca de un 11,19 por ciento de la energía inyectada mensualmente. La Tabla 1 a continuación muestra una estimación de los requerimientos de financiamiento de los proyectos ERNC llevados a cabo desde el año 2007 a la fecha. Se espera que para los próximos años, las necesidades de financiamiento para proyectos relacionados a energías limpias alcancen montos de entre US$ 1.000 y US$ 1.400 millones por año. Sin embargo, a lo largo del año 2015 hubo cambios evidentes en las condiciones del mercado, con un nivel de crecimiento reducido en la demanda a nivel industrial y en el sector minero, y una baja considerable en los precios de energía. Dichos cambios han supuesto, hasta cierto punto, una desaceleración en el desarrollo de las ERNC, en parte explicada por una reducción en las expectativas de desarrollo de las mismas. Al mismo tiempo, la reducción de demanda ha supuesto también una reducción en la oferta de contratos de compra de energía (PPAs, por sus siglas en inglés) por parte de las empresas o clientes que usualmente ofrecían este tipo de contratos. Estos cambios han implicado un aumento en la percepción de riesgos asociados. Los bancos e instituciones financieras se han vuelto más reticentes y han restablecido exigencias y condiciones más rigurosas para el otorgamiento de financiamiento. Por lo tanto, se estima que una importante cantidad de proyectos de ERNC en etapa de desarrollo pudiesen sufrir atrasos en términos de su ejecución o bien pudiesen llegar a no materializarse.