Termoeléctrica a carbón Castilla, la otra prueba que deberá sortear el presidente Piñera

6 Septiembre, 2010 at 9:03 am
No son pocas las pruebas que deberá sortear el presidente Sebastián Piñera en materia medioambiental, más aún después de la osada jugada que terminó por sepultar la central termoeléctrica Barrancones en la región de Coquimbo. Ver aquí….
Ahora viene otro pez gordo con una central a cuestas. Se trata de la central Castilla, también en esa misma Región, del magnate brasilero Eike Batista, líder de las fortunas latinoamericanas, según Forbes.Ver aquí…. pero Piñera ha dado muestras, a diferencia de sus antecesores de la Concertación que no lo amilanan las presiones de los millonarios, quizá porque el también es uno de ellos. Lo concreto es que pronto veremos cómo sobrepasa esta prueba.
La Tercera da cuenta de los entretelones de lo que se viene.
Mientras en el centro de Santiago unas dos mil personas protestaban el martes 24 de agosto contra la central térmica Barrancones, Cristián Piñera Aninat (33) llegó a la casa de su tío Sebastián para entregarle una carta del arquitecto Gonzalo Domínguez, en la que le pedía al Mandatario detener otro proyecto termoeléctrico. Se trata del complejo Castilla, en la III Región, el más grande de Chile y que está próximo a su aprobación medioambiental.

“Como adherentes a su gobierno queremos pedirle respetuosamente que no sólo se pronuncie públicamente sobre este tema, sino que instruya que se respeten sus propias palabras”, dice en uno de los párrafos la carta firmada por Domínguez, a nombre del Comité Atacama sin Carbón. El octogenario arquitecto también le recordaba al Jefe de Estado el compromiso que había asumido en la campaña presidencial, cuando en una entrevista dijo que “voy a ser muy riguroso, muy exigente con proyectos termoeléctricos contaminantes (…). Me voy a oponer a todas las plantas termoeléctricas que atenten gravemente contra la naturaleza, las comunidades y la calidad de vida”. Era la misma entrevista en que el Presidente se comprometió a rechazar el proyecto Barrancones y cuyas “cuñas” le fueron recordadas apenas la Corema de la IV Región aprobó la semana pasada la termoeléctrica que se emplazaría a 20 kilómetros de Punta de Choros. La protesta más el que se apuntara a su credibilidad cuando el caso de los mineros lo tiene en un excelente momento de aprobación llevaron a Piñera a intervenir pidiéndole a la empresa Suez Energy la relocalización de la termoeléctrica.

Cuando el Mandatario hizo el anuncio el jueves pasado, las miradas se trasladaron inmediatamente a Castilla, el complejo de seis termoeléctricas a carbón y dos a diésel que el multimillonario brasileño Eike Batista pretende instalar en Punta Cachos, a 80 kilómetros al suroeste de Copiapó.

Tras la “bajada” de Barrancones, en el gabinete hubo una división entre quienes profesaban que la intervención de Piñera alentaría las protestas ciudadanas contra otras termoeléctricas y quienes sostenían que esto le daba carta blanca para aprobar los otros proyectos en carpeta. Los grupos de interés han actuado en consecuencia, mientras los ambientalistas organizaron una protesta contra Castilla la mañana del miércoles, los empresarios se quejaron por la decisión presidencial. El jueves, la cúpula de la CPC recibió un gesto del Presidente al ser invitada a almorzar a La Moneda.