Argentina espera incrementar matriz energética con eólica tras importantes licitaciones

31 Enero, 2010 at 11:30 am

A mediados de diciembre de 2009, la Secretaría de Energía de la Nación comenzó a evaluar unas cincuenta ofertas que se presentaron en la licitación del programa denominado Generación por Energías Renovables (Genren). Las presentaciones fueron realizadas por 22 grupos empresariales y han superado las expectativas del Gobierno porque se han hecho ofertas de instalaciones que alcanzan los 1468,7 megavatios.

Si bien los nuevos proyectos de energías renovables presentados son privados, la licitación ha sido convocada por la empresa estatal Enarsa, que pretende aumentar la potencia de red en 1015 MW y esto significa un incremento del 5% en la red actual. El Estado asumió el compromiso de adquirir toda la energía generada por las empresas privadas durante 15 años. Esta medida garantiza una buena rentabilidad y la posibilidad de recuperar la inversión en un tiempo prudencial.

Algunas de las empresan que ofertaron para concretar proyectos de energía eólicafueron compañías como Impsa Wind para la provincia de Río Negro y EmgasudRenovables para proyectos en Chubut y en Puerto Madryn.Por su parte, la compañía estatal Invap realizó su oferta con el proyecto de construír dos parques eólicos de 50 MW en Río Negro, en Cerro Policia Norte y Sur.

En lo que respecta a las usinas térmicas alimentadas con biocombustibles, la empresa Emgasud Renovables presentó su proyecto de 34 MW que irá destinado a Paraná, Provincia de Entre Ríos.

Los proyectos para aprovechar la energía hidráulica fueron presentados por Iecsa Hidrocuyo de Jujuy y por Centrales Térmicas Mendoza.

La mayoría de los proyectos presentados están abocados a la energía eólica, a la energía fotovoltaica, al biogás y a los biocombustibles.

Para tener un panorama general acerca de los proyectos de energía renovablepresentados, podemos decir que las ofertas de los megavatios será incrementada una vez que se haya implementado el programa. El destino de los megavatios será distribuido así: 216,4 MW para Buenos Aires, 628 MW para Chubut, 275 MW para Santa Cruz, 100 MW para Río Negro, 79 MW para Santa Fe, 50 MW para Neuquén, 42,3 MW para Chaco, 34 MW para Entre Ríos, 22,5 para San Juan y, finalmente, 8,8 MW para Corrientes, 8 MW para Jujuy, 2,7 MW para Mendoza y 2 MW para Catamarca.

Teniendo en cuenta la cantidad de proyectos presentados por las empresas privadas y el compromiso asumido por el Estado, podría decirse que el futuro de la energía renovable en Argentina se presenta muy alentador para este 2010.

"La opción nuclear tiene futuro en el mundo y sí es conveniente implementarla en Chile".

30 Enero, 2010 at 6:12 pm

Esta columna de opinión de Marcelo Tokman, ministro de Energía se publica hoy en el diario La Tercera.

¿ NUCLEO ELECTRICIDAD EN CHILE?

La labor del próximo gobierno no será decidir si construye una planta o no, sino desarrollar un acuerdo nacional que permita el cierre de las brechas, para estar en condiciones de incorporar la energía nuclear si se concretan los escenarios más probables”.

¿Cuán lejos, cuán cerca? fue la pregunta que animó el seminario que realizamos esta semana para abordar las oportunidades, brechas y desafíos de la núcleo-electricidad en Chile. En la ocasión, Jorge Zanelli recordó la visión de Estado de la Presidenta, quien inició los estudios para poder tomar una decisión informada en esta materia.

Han pasado tres años desde que se inició este camino y hoy podemos decir que cerramos la primera etapa con un diagnóstico claro respecto de dos variables críticas: si la opción nuclear tiene futuro en el mundo y si es conveniente implementarla en Chile.

Sobre lo primero, no hay dudas sobre el renacer y proyección de la generación nuclear en el mundo. Las razones son, al menos, tres: el encarecimiento y mayor volatilidad en los precios de los combustibles fósiles; la creciente preocupación por la dependencia energética y la seguridad de suministro, y el cambio climático. Para hacer frente al calentamiento global, las emisiones mundiales deben caer en, por lo menos, un 35% al 2030.

Existe consenso en que la energía nuclear no es la única solución para el cambio climático. Pero tampoco hay solución sin ella.

La segunda conclusión es que sí es conveniente para Chile desde el punto de vista técnico-económico y ambiental. Para ello, se modeló la expansión más costo efectiva del sistema eléctrico hasta el año 2035. Se utilizaron los modelos y supuestos de la OIEA, AIE y CNE. Se proyectó un encarecimiento de los combustibles (fósiles y uranio), costos de inversión en tecnologías convencionales constantes, disminución de los costos de las Renovables No Convencionales y una demanda que considera un uso eficiente de la energía. En los escenarios más probables, la núcleo-electricidad sería conveniente para Chile a partir del 2024.

Además de las razones económicas, se encuentra la validez ambiental de esta opción. Esta energía permitiría sustituir nuevas centrales a carbón. Al 2035 las emisiones del sector eléctrico serían un 43% menores respecto del escenario sin energía nuclear.

Sin embargo, con la misma claridad con que afirmamos que es conveniente la incorporar la núcleo-electricidad a nuestra matriz, decimos que hoy Chile no está preparado, ni subjetiva ni objetivamente para implementar un programa nuclear con los estándares de seguridad requeridos.

Para iniciar la construcción del primer reactor es necesario que el país se prepare seriamente y eso requiere tiempo. El desafío, por lo tanto, es que durante los próximos años se cierren las brechas legales, institucionales, de recursos humanos y de conocimiento geológico, entre otras. La labor del próximo gobierno no será decidir si construye una planta o no, sino desarrollar un acuerdo nacional que permita avanzar en el cierre de las brechas, para estar en condiciones de incorporar oportunamente la energía nuclear si se concretan los escenarios más probables.

Por nuestra parte, la tarea está cumplida. Hemos establecido con claridad que Chile no puede desechar la opción núcleo-eléctrica, tanto por su viabilidad económica como por la oportunidad ambiental. También dijimos que el país hoy no está listo; sin embargo, hay tiempo para cerrar las brechas.

Creo que es necesario mantener abierta la opción nuclear, ya que esa es una decisión de política pública responsable, que equivale a la compra de un seguro energético. Para ello hay un plazo acotado. Ahora es responsabilidad de las próximas autoridades y de la ciudadanía decidir si quieren contar con este seguro.

Energía nuclear es como una papa caliente, amplios sectores coinciden que es necesaria, pero nadie adopta la decisión

29 Enero, 2010 at 10:45 am

El juego de la papa caliente. Todos coinciden que se requiere, pero a la vez nadie quiere ser sindicado como el que tomó la decisión. Durante el gobierno de la Bachelet se realizaron los estudios, pero ya trasciende que no se van a dar pasos sustantivos en el nuevo gobierno de Piñera.

El debate acerca de las fuentes energéticas para el futuro inmediato para Chile sigue en alza. Bien por el país, ya que es un debate necesario. En Chile Renovables, no sólo hemos seguido de cerca el debate, sino que además hemos expuesto visiones acorde con la experiencia que adoptan otras naciones en esa materia.

A nivel oficial , el gobierno saliente ha señalado en todos los tonos que la opción nuclear es válida.

Ver aquí….

Y el gobierno entrante no tendría porque sostener una posición muy distinta a esa.

En Foro Energías se da cuenta de un seminario en el cual el gobierno justifica su posición, aduciendo a las sugerencias que hace la OCDE a Chile sobre la necesidad de reducir las emisiones de CO2 , lo cual pasa por adoptar fuentes limpias.  En esta materia Chile ha hecho oídos sordos, pero eso no fue obstáculo para que Chile de todas maneras fuera incorporado. Ver aquí…

Dejo el post.

Autoridades del sector señalaron que si bien, la implementación de esta fuente de energía reduciría el uso de combustibles fósiles como el carbón o el gas, recién en 2016 se tomaría una decisión al respecto.

Por Mauricio Zanotti

nuclear 3Poco a poco el tema ambiental se ha ido posicionando con mayor fuerza en el desarrollo energético de Chile, sobre todo ahora que nuestro país forma parte de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) que establece serias restricciones a la emisión de gases contaminantes de efecto invernadero (GEI).

Algo que no pasó desapercibido ayer, en el seminario sobre Núcleo-Electricidad en Chile “Cuán Lejos, Cuán Cerca”, organizado por el Ministerio de Energía, y donde se analizaron las ventajas y barreras presentes en la implementación de una central nuclear en Chile.

De acuerdo a estimaciones realizadas por el ministro Marcelo Tokman, la implementación de energía nuclear en nuestra matriz eléctrica para la próxima década permitiría reducir en un 43% las emisiones de GEI para el año 2030.

Esta fuente, con bajos niveles de emisiones, entraría a reemplazar plantas que utilizan combustibles como el gas, el petróleo o el carbón que muestran altos niveles de emisiones y que podrían tener un efecto negativo respecto a los requerimientos ambientales de las principales potencias a nivel mundial.

Un escenario que no se ve favorable para Chile, ya que para 2020 se espera que los niveles de emisiones superen el límite de 450 partes por millón (ppm) establecido para los países miembros de la OCDE en esa fecha.

Se espera que el uso de fuentes fósiles en el sector energético, lideradas por el carbón, provoque un asenso en su participación de la matriz eléctrica, superando el 45% en 2035.

Frente a esta situación, el jefe de cartera estimó que con la incorporación de la energía nuclear en 2035, el carbón tendría una presencia de 15,84% en el SIC-SING, mientras que sin la presencia de esta fuente, el carbón podría abarcar un 27% de la matriz eléctrica en esa fecha.

“Nuestra proyecciones señalan que sería conveniente contar con energía nuclear para el 2024”, estimó titular de Energía.
Brechas por resolver

IMG_1527Respecto a la posibilidad de tener una planta nuclear en Chile, el Ministerio de Energía lleva dos años realizando estudios sobre la factibilidad de incorporar esta fuente a la matriz eléctrica.

Pero por el momento, la respuesta a esta interrogante ha sido clara: Chile no está hoy en condiciones de implementar un programa nuclear de potencia con los estándares de seguridad requeridos.

De acuerdo a autoridades del sector, las principales brechas que presenta la energía nuclear en Chile pasan por una falta de capacitación de mano de obra, casi inexistente hoy en el país, a lo que se suma una falta de legislación e institucionalidad para llevar a cabo una obra de estas características.

Una tarea que el próximo gobierno deberá atender lo antes posible para disponer de todas las condiciones necesarias en caso de que se decida implementar una de estas centrales, que según estimaciones del Ministerio de Energía, podría ser en 2016.

“Nosotros hemos estado trabajando junto a la Agencia Internacional de Energía  Atómica, capacitando a personas en el extranjero y trayendo expertos que puedan ser un aporte en este tema. Es necesario que se siga trabajando en este tema para estar preparados en caso que se decida construir una central nuclear”, señaló el ministro Tokman.

Concordando con él, el director del departamento de energía nuclear de la OIEA, Yuri Sokolov (foto siguiente), afirmó que “el desafío futuro en esta materia es ayudar a países nuevos, como Chile, a desarrollar esta fuente de energía”.

IMG_1893Pero las limitantes para iniciar un proyecto nuclear no sólo abarcan temas de capacitación o legislación,  sino que también de apoyo ciudadano, que según autoridades es sumamente bajo, por lo que consideran necesario enseñar a las personas sobre esta fuente de energía. Así en el momento de tomar una decisión puedan opinar informados  sobre los puntos positivos y negativos que presenta la opción nuclear.

En tanto, ambientalistas siguen presentando una oposición férrea a esta alternativa energética, aduciendo a los niveles de contaminación que presenta el uranio, combustible usado para que estas instalaciones puedan funcionar.

Una de ellas es la directora de Fundación Terram, Flavia Liberona, quien señaló que “no basta con ver  las emisiones de generación que presenta una central nuclear, también hay que ver las emisiones provenientes de la extracción del combustible”.

Una vez más la opción nuclear queda en veremos, con plazo hasta 2016 para tomar una decisión sobre su implementación, pero con una tarea urgente para la capacitación de gente y la creación de una institucionalidad adecuada para su regulación en caso de ser imprescindible en la baja de nuestras emisiones de GEI del futuro.

Mientras tanto la papa caliente sigue cambiando de manos.

Imitar artificialmente fotosíntesis de las plantas podría ser llave para reemplazar petróleo

28 Enero, 2010 at 12:32 pm

Las noticias que apuntan a que el petróleo se extinguirá antes de lo previsto tiene vuelto de cabeza a la comunidad científica y económica. Ver aquí…

El debate va a ir crescendo, lo relevante es que la comunidad científica sigue su curso.

Obtener energía barata, eficiente y no contaminante, es el mejor de los mundos.Lograrlo es el desafío.

En esta perspectiva una investigación china muestra sorprendentes avances.

Científicos chinos han logrado imitar la fotosíntesis de las hojas para generar la energía más limpia, el hidrógeno. Pretenden crear una fábrica de hidrógeno en miniatura para acabar con la dependecia del petróleo.

en mundo geo se da cuenta de esto.

Hojas verdes, fuente de hidrógeno

Un detalle oculto en la naturaleza podría ser la clave para encontrar fuentes de energías limpias. El poder de las plantas para crear la solución a los problemas de energía. Científicos de la Universidad Jiao Tong de Shanghai han imitado el material de las hojas de los árboles para que de manera artificial realicen la fotosíntesis, es decir, la conversión de la luz, energía luminosa en energía química estable, hidrógeno.

Las hojas de las plantas han desarrollado durante millones de años el sistema perfecto para coger la energía de los rayos del Sol de manera eficiente. Éstas usan la energía para producir su alimento, proceso en el que intervienen las moléculas del agua y la creación de iones dehidrógeno.Tongxiang Fan, de la Universidad Jiao Tong de Shanghai, explica en la revista New Scientist que es posible crear una fábrica de hidrógeno en miniatura: “Utilizar la luz solar para dividir moléculas de agua y obtener carburante de hidrógeno es una de las más prometedoras tácticas para erradicar la dependencia del petróleo “, asegura.

Imitar la fotosíntesis para crear hidrógeno

La idea no es nueva aunque, hasta ahora, los investigadores se habían centrado en intentar modificar las moléculas que llevan a cabo el proceso. Los investigadores chinos cambiaron el concepto e intentaron copiar la compleja estructura de las hojas. “Nos gustaría adoptar un concepto completamente diferente, imitar la fotosíntesis copiando la complicada arquitectura de las hojas verdes, ” dice Fan. Las hojas de las plantas fueron sometidas a varios procesos químicos hasta obtener un material que conserva gran parte de su estructura original.

Los científicos usaron varios tipos de hojas como las hojas de los viñedos (la Anémona vitifolia). Primero, se les añadió ácido diluido hidroclórico, para que ellas mismas sustituyeran los átomos de magnesio – que forman una parte crucial del funcionamiento de fotosíntesis de las plantas – por los de titanio. Tras este proceso dejaron que se secaran las hojas y las calentaron a la elevada temperatura de 500ºC para que se consumiera la mayor parte del material de la planta. Así se quedó un marco de dióxido de titanio cristalizado. Este sistema podría ser útil para generar hidrógeno.

Siete mitos sobre la energía alternativa según Michael Grunwald

27 Enero, 2010 at 5:08 pm

En varios post hemos dado cuenta de la crisis energética que se avecina: El fenómeno llegará antes de lo previsto debido a que diversos analistas sostienen que el combustible fósil se acabará antes de lo que se proyecta.Ver post anterior, aquí…

La discusión que ya está instalada en el mundo desarrollado – por cierto en Chile aún no hablamos de estos temas- apunta  a dilucidar si las fuentes alternativas, ERNC, podrían ser un buen sustituto dada  la demanda mundial.

Michael Grunwald, redactor jefe de la revista Time, ha obtenido premios como periodista especializado en medio ambiente,  autor de The Swamp: The Everglades, Florida, and the Politics Paradise, salta a la palestra y habla de los siete mitos sobre las energías alternativas.

Dejamos los tres primeros para sus comentarios.

1) “Necesitamos hacer todo lo posible para fomentar la energía alternativa”.
No exactamente. Está claro que los combustibles fósiles están deteriorando el clima y que la situación actual es insostenible. Existe un amplio consenso científico de que el mundo debe reducir las emisiones de gases de efecto invernadero en más de un 25% de aquí a 2020, y en un 80% de aquí a 2050. Aunque el planeta no dependiera de ello, si nos librasemos de nuestra adicción al petróleo y el carbón, reduciríamos la dependencia mundial de los matones del crudo y la vulnerabilidad ante la subida de los precios energéticos.

Pero, aunque el mundo debe hacer todo lo que sea sensato para fomentar la energía alternativa, no tiene sentido hacer todo lo posible. Existen presiones financieras, políticas y técnicas, además de limitaciones temporales, que obligarán a tomar decisiones difíciles; las soluciones tendrán que lograr las mayores reducciones de misiones con el mínimo gasto en el menor tiempo. Los coches de hidrógeno, la fusión fría y otras tecnologías que son pura especulación pueden parecer soluciones fantásticas, pero quizá desviarían valiosos recursos de ideas que ya son posibles y rentables. Está bien que alguien haga funcionar su coche con restos de una liposucción, pero eso no significa que haya que subvencionarle.

La gente puede no estar de acuerdo en si los gobiernos deben tratar de escoger con qué soluciones energéticas quedarse. ¿Pero por qué no estar de acuerdo, al menos, en que los gobiernos no deban quedarse con las peores? Por desgracia, es exactamente lo que está sucediendo. El mundo está apresurándose a promover fuentes alternativas de energía en realidad van a acelerar el calentamiento global.

Todavía podemos escoger un camino verdaderamente alternativo. Pero más vale que nos demos prisa.

2) “Los combustibles renovables son la cura para nuestra adicción al petróleo”

Por desgracia, no. Los combustibles renovables suenan estupendos en teoría, y los representantes de los bloques agrarios han convencido a los países europeos y Estados Unidos de que lleven a cabo políticas ambiciosas para promover alternativas de origen agrícola a la gasolina. Sin embargo, hasta ahora, las curas –principalmente el etanol derivado del maíz en EEUU y el gasóleo de aceites vegetales en Europa- han sido mucho peor que la enfermedad.

Antes, los investigadores estaban de acuerdo en que los combustibles de origen agrícola reduciría las emisiones, pero se cometió un error básico. Atribuían a las cosechas para combustible la cualidad de absorber el carbono durante su crecimiento, pero nunca se les ocurrió que podían desplazar otra vegetación que absorbía aún más. Era como si creyeran que los no combustibles iban a crecer en explanadas de aparcamientos. Como es natural, no ha sido así. Indonesia destruyó tanta proporción de sus bosques para cultivar aceite de palma destinado al gasóleo europeo, que ocupa el tercer lugar entre los principales emisores de carbono del mundo, en lugar del número 21.

En 2007, los científicos empezaron a tener en cuenta la deforestación y otros cambios del uso de la tierra producido por los de combustibles. Un estudio descubrió que harían falta más de 400 años de biocombustible para “recuperar el dinero” que suponía el carbono emitido directamente al limpiar la turba para el aceite de palma. El daño indirecto también puede ser devastador, porque, en un planeta hambriento, las cosechas alimenticias que se dedican a combustibles acaban siendo sustituidas en otro lugar. Como ejemplo, los beneficios del etanol están haciendo que los cultivadores de soja en Estados Unidos se pasen al maíz, así que, para compensar esa deficiencia, los cultivadores de soja en Brasil están invadiendo tierras de pastos para el ganado y los rancheros están invadiendo la selva amazónica. Es una simple cuestión economía: las normativas fomentan la demanda de cereal, lo cual impulsó los precios, lo que hace que sea lucrativo destrozar la naturaleza.

La desforestación representa el 20% de las emisiones globales, de modo que, si el mundo no puede eliminar las emisiones de todas las demás fuentes, necesita retirarse de los bosques. Eso significa limitar la huella de la agricultura, un esfuerzo formidable teniendo en cuenta que la población mundial crece sin cesar, y una tarea imposible si vastas superficies de cultivo se transforman para producir pequeñas cantidades de combustible. Aunque EEUU dedicara toda su cosecha del cereal a la obtención de etanol, no serviría más que para sustituir la quinta parte del consumo de gasolina del país.

No se trata sólo de un desastre climático. El cereal necesario para llenar el depósito de un todoterreno con etanol podría alimentar a una persona hambrienta durante un año. Pese a ello, EEUU ha quintuplicado su producción de etanol en un decenio y tiene previsto volver a quintuplicarla en la próxima década. Eso significará más dinero para los cultivadores de cereal, que ya cuentan con buenas subvenciones, pero también más desnutrición, más deforestación, y más emisiones. Los dirigentes europeos han prestado un poco más de atención a las alarmantes críticas contra los de combustibles, pero tampoco se han mostrado muy inclinados a enfriar este sector, que representa 100 mil millones $ (unos 62 mil millones €) en todo el mundo.

3) “Si los de combustibles de hoy no son la respuesta, los del mañana si lo serán”.

Es dudoso. Las últimas normas estadounidenses, que mantienen su apoyo al etanol procedente del maíz, incluyen las directrices para desarrollar lo que combustibles de segunda generación, como el derivado de la hierba varilla.

En teoría, serían menos destructivos que el etanol de maíz, que necesita tractores, fertilizantes a base de petróleo y destilerías que emiten carbono. Incluso el etanol de caña de azúcar –que proporciona ya la mitad del combustible para transporte de Brasil- es mucho más verde que el etanol de maíz. Pero estudios recientes sugieren que cualquier biocombustible que necesite una buena tierra agrícola seguía siendo peor que la gasolina para el calentamiento global. Menos desastroso que el etanol de maíz, pero desastroso.

De vuelta al mundo teórico, los biocombustibles derivados de las algas, la basura, los residuos agrarios y otras fuentes podrían ser útiles porque no necesitan tierra, o al menos utilizan unas tierras degradadas sin específicar, pero siempre parecen faltar varios años para su desarrollo comercial a gran escala. Y algunos científicos siguen teniendo esperanza de que, algún día, plantas de crecimiento rápido, como la hierba elefante, puedan ser utilizadas para convertir la luz solar en energía. Ahora bien, por ahora, las tierras de cultivo están muy bien para producir la materia que necesitamos para alimentarlos y almacenar el carbono que necesitamos para no morir, y no tan bién para generar combustible. De hecho, algunos nuevos estudios indican que, si queremos convertir la biomasa en energía, lo mejor es que la transformemos en electricidad.

Entonces, ¿qué debemos usar en nuestros coches y camiones? A corto plazo… Gasolina. Sólo que debemos usar menos.

En vez de directrices y subsidios al etanol, los gobiernos necesitan normativas que ayuden a los mil millones de conductores de todo el mundo a gastar menos gasolina, además de subvenciones al transporte colectivo, los carriles bici, las líneas de ferrocarril o el teletrabajo. Las autoridades deben fomentar un desarrollo denso en las zonas urbanas y limitar las políticas que propician la extensión en una gran área. Nada de esto es tan atractivo como inventar un nuevo combustible mágico, pero son cosas factibles, y reducirían las emisiones.

A medio plazo, el mundo necesita coches eléctricos recargables, pero harán falta decenios. La electricidad produce más emisiones incluso que el petróleo. De modo que necesitamos también una respuesta a la adición de la humanidad al carbón.

Si desea leer post completo, vaya al siguiente link…

Bicicleta solar realizó histórico tramo Santiago Valparaíso

27 Enero, 2010 at 10:14 am

La “Ruta Solar”, entidad que promueve la histórica carrera de autos solares que se llevará a cabo en la Segunda Región entre San Pedro de Atacama y Santiago y Valparaíso en diciembre de este año ya cumplió su primera tarea: medir la radiación solar en la ruta de la zona central.Sin  embargo lo más relevante fue la firma de compromiso por el desarrollo de estas fuentes energéticas en el país.

Esto es lo que contó respecto a este desafío CNN.

[youtube]T3DKCI6wqh4[/youtube]